jueves, 3 de noviembre de 2011

¿ Qué significa Ser una Luz en el mundo ?

                             
                                               
                                         



........El Amor no es vago ni efímero. El Amor es una de las cualidades más positivas en el universo. 
Su poder cohesivo mantiene los átomos en su lugar, sostiene a la Tierra en su órbita y a las estrellas en el cielo, mantiene la mismísima sustancia que compone sus cuerpos físicos en su forma apropiada, y sostiene a todo el sistema planetario y a la galaxia en un movimiento rítmico —hacia adelante— dentro de una mayor luz y expresión de Perfección. 
Tal es el poder cohesivo del Amor Divino, un Amor que puede mantener dentro de las fronteras de esta Tierra y su atmósfera a diez millardos de corrientes de vida, de manera que no salgan volando por el espacio exterior, cayendo en corrientes cósmicas que superan con creces lo que su desarrollo podría soportar. Es el Amor de la mismísima Virgo, del amado Pelleur y de Amarilis lo que les da la gloria de la primavera, el suave almohadón de la hierba, el poder resucitador de la Tierra. 
Es el Amor de los amados Neptuno y Lunara lo que les da las propiedades limpiadoras del elemento agua. Es el Amor de Aries y Thor lo que hace que los vientos soplen en su estación, y es el Amor de los Dioses Soles (Helios y Vesta) lo que les da la mismísima Luz que les permite ver, al tiempo que se desplazan en el transcurso de su día.
Piensen en lo que sería, siquiera por un período de veinticuatro horas, que Helios dejara de verter esa radiación firme y constante de Luz, y que todos los poderes de la Naturaleza que componen la electricidad artificial de ustedes, siguiendo en Sus pasos apagaran la corriente. ¿Qué les quedaría entonces? 
Pues, les quedaría la Luz que está dentro de sus corazones, mediante la cual pueden desplazarse y ver lo que tienen que hacer.

¡Cultiven la expansión de esa Luz AHORA! Helios lo ha hecho durante æones de tiempo. Ha sido la luz diurna sobre el sendero de ustedes, y las magníficas estrellas de los cielos y la bendita Lunara han constituido la luz de sus noches; pero todo esto está ahora al alcance de su propia inteligencia.
Estén siempre agradecidos a estos magníficos Seres, quienes les han dado de Sus energías PARA CONVERTIRSE EN USTEDES en una Luz para este mundo, sus rayos irradiando hacia adelante para convertirse en luz para otros en el sendero, así como también para quienes desconocen todo sendero, quienes han quedado atrapados en la maleza de la creación humana, quienes todavía disfrutan de la saciedad de los apetitos de los sentidos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada